Skip to main content

Antecedentes. Marco Legal

El marco legal español en cuanto a gestión de residuos, reciclado y envases se remonta a 1997 cuando se aprobó en nuestro país la Ley de Envases con el objeto de prevenir y reducir el impacto sobre el medio ambiente de los envases y la gestión de los residuos de envases.

En 2011, se aprobó la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos, reciclado y suelos contaminados. Y recientemente, en mayo 2021, se publicó el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados. El texto revisa la actual normativa de 2011 para cumplir con los nuevos objetivos de residuos establecidos en las directivas de la Unión Europea.

El Sistema Integrado de Gestión de Residuos (SIG), es el sistema que funciona actualmente en España. Las entidades de economía social que se encargan de los SIG son organizaciones sin ánimo de lucro. Su funcionamiento, consiste en el pago de una cierta cantidad de dinero, según el tipo de material y de su peso, por parte de las empresas productoras a las organizaciones encargadas de los SIG. Este dinero es utilizado para crear campañas de sensibilización, para gestionar la recogida de los residuos y para el proceso de reciclado.

Por su parte, Europa ha lanzado un paquete de medidas sobre residuos que persigue fomentar el uso de envases reciclables y reutilizables y mejorar el modo en que se gestionan los residuos. 

Para la puesta en marcha de estos planes por parte de los estados miembros, Europa fija una fecha límite: el 5 de julio de 2020.

¿Hemos logrado el objetivo propuesto?

No. España no ha alcanzado el objetivo fijado para el 2020.

El último dato oficial disponible para España según Eurostat sitúa la tasa de reciclaje y reutilización de los residuos municipales del país en el 34,7% en 2019, más de 15 puntos por debajo del objetivo fijado para 2020. (50%) Ver gráfico 1. Tasa de reciclaje

Este mal dato ha provocado que 16 organizaciones denuncien a España por las bajas tasas de reciclado.  Dicha queja quiere poner sobre la mesa la falta de un marco estatal ambicioso que está frenando el reciclaje en nuestro país.

Consideramos interesante hacernos eco de declaraciones de distintos responsables de dichas organizaciones.

El responsable de residuos de Ecologistas en Acción, Carlos Arribas, comenta: “Los sistemas que estamos utilizando actualmente no dan más de sí”. En su opinión, «necesitamos un cambio estructural» e instalar sistemas «más eficientes».

Por otro lado, Adriana Espinosa, responsable residuos y recursos naturales de Amigos de la Tierra, argumenta: «no hay instrumentos que permitan que el reciclaje se lleve a cabo; el sistema de los contenedores no está funcionando».

Gráfico 1. Tasa de reciclaje y reutilización de residuos municipales en 2019

 (% de los países miembros de la Unión Europea)

(*) Datos 2018 (**) Datos 2017 Fuente: elaboración propia con datos de Eurostat. El País. Datos de 2019.

¿Y qué ocurre en Europa con el reciclado?

Si miramos a Europa, podemos destacar 2 grandes potencias del reciclaje: Alemania y Noruega.

Según un informe de la consultora británica Eunomia, (finales de 2017) un 56% de todos los desechos domésticos alemanes son reutilizados, posicionando así a Alemania a la cabeza del reciclado.  Pero, desde entonces, varios estudios sitúan a Noruega por delante. (The Guardian)

Por un lado, el Sistema Noruego, se caracteriza porque todos los fabricantes de envases de bebidas en Noruega deben pagar altos impuestos por esos productos. Pero como contrapartida, las empresas reciben rebajas impositivas dependiendo de la cantidad de envases recogidos en el país. Si la cuota supera el 95%, dichas empresas quedan libres de pagar impuestos. Como es natural, este incentivo hace que este sistema obtenga una buena aceptación y se mantenga en todo el país.

Por otro, el Sistema Alemán funciona en forma similar al noruego, solo que no se aplica un impuesto a los envases de bebidas. En lugar de eso, se estableció la obligatoriedad de dejar un depósito por botellas y latas.

Grandes Diferencias en Europa

En Europa, aunque los objetivos son los mismos para todos los países, no existe un sistema común de reciclado para lograrlos y cada país utiliza sus propios procesos para separar, recoger y tratar los residuos urbanos.

La primera diferencia podemos observarla en los colores que se utilizan para cada contendor. De la misma manera, las multas por no reciclar difieren de unos países otros. A la hora de elegir bolsa de basura, tampoco hay homogeneidad, hay bolsas oficiales, especiales o normales con pegatinas. Y, por último, la frecuencia y horarios de recogida de basura es otro factor que varía de un país a otro.

Algunos Datos En España

Según Statista, en España el número total de contenedores amarillos creció de forma continua y superó los 380 mil en 2018. En 2020 se registró casi 390 mil contenedores amarillos en todo el país.

Por su lado, el número de contenedores azules en España creció de forma continua hasta casi alcanzar las 230 mil unidades en 2020, lo que representó un aumento de alrededor de 57 mil unidades desde 2010

Gráfico 2. Número de contenedores amarillos y azules en España en 2020.

Fuente: Statista. Informe sobre la Concienciación y Problemas medioambientales en España

Gráfico 3. Porcentaje de los envases reciclados por material España 2018

Fuente: Statista. Informe sobre la Concienciación y Problemas medioambientales en España

Gráfico 4. Evolución de la efectividad de las plantas de selección en España de 2012 a 2018

Fuente: Statista. Informe sobre la Concienciación y Problemas medioambientales en España

Durante ese periodo de tiempo, 2012-2017, la efectividad de las plantas aumentó en aproximadamente seis puntos porcentuales. En el año 2018, su efectividad fue de aproximadamente el 84%.

Los datos anteriores son reflejo del crecimiento del reciclaje en España, que continuó ascendiendo pese a la pandemia.

Desde ECOEMBES, la organización ambiental sin ánimo de lucro encargada de la gestión de los envases domésticos, se está apostando por la innovación en nuevas formas de reciclado que se adapten a nuestra realidad cada vez más digitalizada.

En este sentido, por ejemplo, es interesante citar que Ecoembes ha desarrollado RECICLOS (sistema de Devolución y Recompensa que premia el compromiso de los ciudadanos con el reciclaje a través de incentivos sostenibles y sociales). El objetivo principal es incrementar la tasa de recogida selectiva de los envases conectando reciclado, innovación y tecnología.

Hablando del compromiso ciudadano. ¿Existe responsabilidad ciudadana?

¿Existe una preocupación social?

En cuanto a las preocupaciones medioambientales, la que más preocupa a la población europea es “el cambio climático” y “la contaminación del aire”, seguido de “la cantidad de residuos”. Y la acción que con más frecuencia realizamos con fines medioambientales sería “separar la mayoría de nuestra basura”.

La mayoría de los encuestados de este estudio que muestra Statista, declararon estar de acuerdo con la afirmación «Los problemas medioambientales tienen un efecto directo en mi vida cotidiana».

Por lo tanto, podríamos afirmar que, la conciencia social en materia de reciclado y su efecto en nuestras vidas, está presente en Europa y España.

Gráfico 5. Ranking de los diez asuntos medioambientales más preocupantes en Europa en 2017

Fuente: Statista. Informe sobre la Concienciación y Problemas medioambientales en España

Gráfico 6. Acciones realizadas con fines medioambientales en el último mes en Europa 2017

Fuente: Statista. Informe sobre la Concienciación y Problemas medioambientales en España

Como conclusión, nos gustaría destacar que el reciclado es sólo una parte (una parte importante) del proceso hacia un modelo económico más circular y respetuoso con el medioambiente. Desde nuestro punto de vista, las iniciativas y desarrollos deberían ir enfocadas a evitar generar residuos no reciclables, o bien buscar alternativas de reutilización en otras categorías. Reciclar ha de ser un paso más de la cadena de producción, no una opción. Avanzamos hacia modelos, productos y envases más sostenibles, sin duda, sin embargo, la concienciación social y empresarial es clave para acelerar este proceso.

Nos gustaría terminar este post con unas palabras del comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la UE, Virginijus Sinkevičius: “Solo tenemos una Tierra, pero en 2050 estaremos consumiendo como si tuviéramos tres. Con una población en aumento, no será posible mantener el ritmo actual de consumo de materias primas en los próximos años”

Las empresas que pretenden tener éxito, no solo se tienen que esforzar por conseguir rentabilidad en sus negocios, sino que deben tener presente la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). En este contexto, las que más investiguen, las que más pendientes estén de las tendencias de mercado e innoven en sus procesos y productos con un foco claro en la sostenibilidad, garantizarán su futuro.

Por ello, desde Strategik, te orientamos y ayudamos a crear modelos y productos más sostenibles y Socialmente Responsables. Luchemos juntos contra el cambio climático.

Obtén más información AQUÍ

Leave a Reply