• 11111

  • 22222222222

  • 4444

La salida de Google a Bolsa II

Los Primeros y los Últimos 100 días

El 19 de agosto del 2004 Google comienza a cotizar en el Nasdaq, con un precio de salida de 85$ por acción, terminando la jornada con una variación de +13%, esto es una cotización de 95,96$.

Cien días después, la cotización se situaba en los 175,35$ por acción, lo que implicó una revalorización del +106,3% respecto de su precio de salida, superando las mejores expectativas de los analistas.

Gráfico 1 – Evolución de la cotización Google 19/08/2004 al 09/01/2005. Fuente: El economista.es

 

Hoy las acciones de Alphabet (Google) cotizan a un valor de 1.226,53$ por acción.

Google Bolsa 2

 Gráfico 2 – Evolución de la cotización Google 28/10/2018 al 15/04/2019. Fuente: El economista.es

 

 

Estructura Accionarial antes y después

El reparto de acciones tiene un fuerte peso en los propios empleados de la compañía. Como se puede observar en el siguiente gráfico (a 31 de marzo de 2004), donde se analiza el reparto de acciones entre Directivos y Ejecutivos. Page y Brin tienen el 25% en ambos casos, lo que les otorga una mayoría conjunta del 50%. Los segundos accionistas más importantes, son las inversoras con un total del 32%. El resto se reparte entre los empleados clave.

Acciones, GoogleGráfico 3 – Estructura accionarial Google agosto 2004; Elaboración propia; Fuente: Yahoo Finance.

 

Poco más de un año después de la salida bolsa, en octubre de 2015, nace Alphabet, cuya principal subsidiaria es Google, por tanto, empieza a cotizar como esta. Actualmente la estructura accionarial de Alphabet es la siguiente:

Acciones, Google

Gráfico 4 – Estructura accionarial Alphabet diciembre 2018; Elaboración propia; Fuente: Yahoo Finance.

 

Conclusiones sobre Google

Al margen de la parte netamente financiera, orientaremos nuestras conclusiones a la parte más cualitativa de la operación, aquella relacionada con la transparencia y con el espíritu de la compañía.

Pocas empresas como Google han sabido mantener su “alma” intacta durante tantos años, a pesar de que los fundadores se hayan podido ver tentados por el éxito del negocio. Quizás la principal característica de la compañía son sus valores y cómo estos se mantienen y trasmiten a todos los ámbitos y a todos los miembros de la organización. Esta proyección no es inusual en las “buenas organizaciones”, sin embargo, lo que sí es inusual es que éstos se trasladen a un mercado como el financiero.

Brin y Page, han desarrollado todas las herramientas que estaban en sus manos para mantener el control de la compañía, bloqueando la posibilidad de OPA’s y centrando, de esta forma, al Equipo en el desarrollo del negocio sin poner foco en los resultados a corto. Leyendo en profundidad la introducción del folleto presentado al SEC, observamos como el tono, las palabras utilizadas “…largo plazo”, las frases como “Google no es un negocio convencional” y su misión “hacer que el mundo sea un lugar mejor”, advierten que no estamos ante un negocio especulativo. Resulta igualmente sorprendente cómo, lejos de querer venderse, exponen todas sus debilidades y las amenazas a las que se enfrenta y enfrentará la organización en los siguientes años. Uniendo todo, podemos concluir que Google es única, una empresa que atrae y fideliza talento, con un foco obsesivo en la innovación y el largo plazo.

La cotización de la compañía en bolsa es un fiel reflejo de su gestión, no de valoraciones especulativas (aunque algo habrá), como ocurre habitualmente en otras corporaciones cotizadas y expuestas sin cortafuegos a la crudeza de los mercados.

Google es sin duda una rara avis que ha marcado y marca nuevas rutas de gestión. Una revolución en el management que se traduce en resultados excepcionales y en una revalorización sólida y constante en el tiempo.

 

Si deseas saber qué podemos hacer por tu empresa para favorecer un ascenso pronunciado como el de Google, ¡contacta con nosotros!

Comentario

No hay comentarios.

Deja un comentario